EGIPTO

EGIPTO
Viaja con Piramicasa a Egipto y a México

domingo, 22 de enero de 2012

ACCIÓN ECOLOGÉNICA

NOTICIA: Cuatro Conferencias Magistrales de Gabriel Silva en diversas ciudades del mundo  Más datos en:
EL CAMBIO EMPIEZA POR UNO MISMO.
Hola de nuevo, ecologenistas:
Es momento de pasar a una acción más generalizada, llevando adelante un plan que no por silencioso y pacífico dejará de hacer efecto. Y lo más importante: Efecto sobre nosotros mismos, en la interacción cotidiana, porque es imposible arreglar un mundo sin un cambio generalizado de cada individuo.
Además, es fundamental que esa interacción vaya marcando diferencias.
Este decálogo ha de servir de guía básica a todos los ecologenistas en el mundo, a fin de reconocerse, servirse mutuamente y empezar a cambiar lo que se pueda, cada uno en su medio de desarrollo y localidad. Sin teoría, una práctica puede ser tuerta, pero sin práctica, toda teoría es ciega. Así que hemos comenzado un plan de difusión por identificación solidaria. Esto significa que las personas que se encuentren en cualquier lugar, puedan identificarse con el denominador común de pertenecer al movimiento ECOLOGENIA, estableciendo relaciones humanas reales, asistiéndose mutuamente en situaciones de cualquier índole. ECOLOGENIA es un movimiento político global, destinado a recuperar al Ser Humano, por lo tanto este decálogo, las instrucciones que conlleva y el pin de identificación, son elementos muy importantes. Más abajo están las plantillas para el pin. 

DECÁLAGO DE INTERACCIÓN ECOLOGÉNICA GLOBAL


1) Para un ecologenista, no hay persona más importante que otro ecologenista.
La consigna de la Revolución Francesa de Libertad, Igualdad, Fraternidad, es mera retórica politicoide si no se comprende a fondo la limitación y relatividad de cada una de estas palabras. Dada la importancia de los objetivos de nuestro movimiento, ha de usarse de la misma filosofía que permite a los bomberos seguir sirviendo y salvando vidas: "Para un bombero en acción, no hay persona más importante que su compañero".
 
2) Los ecologenistas no somos meros indignados, sino también DETERMINADOS.
Esto debe marcar la diferencia entre los confundidos que se prestan a la acción callejera de mera protesta, provocando la acción policial, la represión y facilitando el trabajo de los dispositivos de inteligencia de los Estados y de la sinarquía bancaria.

3) Los ecologenistas estamos dispuestos a ayudar a cualquier persona, pero con prioridad a otros ecologenistas. Somos solidarios y servidores, pero jamás "siervos",
Esto implica que la servicialidad no ha de confundirse con estupidez, ni que se puedan permitir abusos. Nadie está obligado a prestar ningún servicio que no desee dar de corazón, ni siquiera a otro ecologenista. Se trata de una elección personal en cada caso. El ecologenista es alguien dispuesto en todo momento posible, a mejorar el mundo sirviendo a los que realmente necesiten de él.


4) Los ecologenistas no prestamos dinero, prestamos servicios.
Esto se refiere a que el plan solidario no incluye préstamos de dineros, aunque en algún caso específico pueda ser necesario darlo si se dispone de ello y a pura conciencia de quien desee ayudar económicamente a otro camarada Ecologenista.
 

5) El ecologenista no es anónimo, se identifica con sus documentos,
El movimiento ecologénico no está en contra del movimiento Anonymus. Ambos movimientos son consecuencias reactivas de la dictadura global. Un ecologenista puede pertenecer sin contradicciones a otros movimientos que persigan los mismos fines. Somos pacíficos, pero no "pacifistas". Sabemos que hay situaciones donde el pacifismo sólo estimula el látigo de la opresión. En cada país, los líderes ecologénicos han de tomar decisiones acordes a los principios ecologénicos, pero también acordes a la lógica de las realidades locales. Lo que indica en especial este punto, es que si debemos ayudar a otro ecologenista que así se identifique, éste está obligado a identificarse como persona, tiene el deber de decirnos quién es y por qué necesita nuestra ayuda. El "Haz bien sin mirar a quien" no es parte de la doctrina ecologénica. No se debe ayudar a los delincuentes, a los aprovechados, a los gamberros y "listillos". Mientras mejor conozcamos la Ecologenia, menos riesgo tendremos de caer en trampas de cualquier clase.

6) Ningún gobierno está por encima de nuestra conciencia.
La solidaridad de los ecologenistas entre si, ya como medio de modificar nuestra realidad cotidiana, ya en la formación de grupos para actividad política, es un derecho y un deber ético. Habrán gobiernos que pretenderán destruir estas actividades, porque la Ecologenia es una oposición auténtica al actual "orden institucional" corrupto y sirviente de la dinerocracia global. Por eso la interacción solidaria entre ecologenistas es absolutamente indispensable para que nadie pueda coartar el proceso ecologénico. Los partidos políticos ecologénicos que sin duda se formarán en muchos países, tendrán su mayor factor de fuerza y poder, en la solidaridad efectiva y demostrada de sus miembros.

7) Si se quitan libertades, los ecologenistas deben hacer lo necesario por recuperarlas. La solidaridad individual es el primer paso para la solidaridad global.
Un ejemplo, es la actual amenaza con las limitaciones e imposiciones que se pretende poner a internet. Si prosperan las leyes que se desean instaurar, cada ecologenista debe convertirse en un hacker en la medida de sus posibilidades, porque la quita de libertades es una declaración de guerra contra los ciudadanos, un atentado contra los derechos humanos y una contradicción más del cacareado "espíritu democrático". La Ecologenia no es un plan "pacifista", aunque intentemos actuar como Gandhi, que por cierto no fue "pacifista", sino un Guerrero que luchó con lo podía. Hoy no tendría el mismo éxito, porque no existe casi nada de prensa internacional libre. Ni siquiera se ha enterado la gente que Gadafi era en la práctica un gobernante ecologénico, con un país sin deudas, sin pobres ni injusticias sociales, y que su asesinato fue la culminación de una guerra contra todo su país y modelo de vida.

8) La consigna primera de los ecologenistas es difundir y enseñar a los demás la doctrina de la COHERENCIA entre Sentir, Pensar, Decir y Hacer. No es posible hacer un mundo mejor sin cambiar primero uno mismo. Quien Siente de un modo, pero Piensa de otro y Dice algo diferente, no Hará nada o hará lo peor. La disociación interior, causada por los miedos, los odios y los vicios, son la lacra más importante que el ecologenista debe desterrar de si mismo para ser y hacer realmente lo que debe.

9) La consigna segunda de cada ecologenista es difundir la doctrina, los libros de Ecologenia y promover su traducción a todos los idiomas posibles.
Los libros tienen derechos legales reservados sólo para mantener el contenido, pero autorizados para su reproducción gratuita total o parcial por cualquier medio.
Se recomienda el libro que contiene los tres ("Ecologenia, Política de Urgencia Global", "Constitución Asamblearia" y "Econogenia, Economía Ecologénica") es decir Ecologenia Global que está corregido y actualizado. Si se compra, se contribuye económicamente con la causa, pero también se puede descargar en PDF gratuitamente. Son 540 páginas, de modo que entre papel, tinta y trabajo, puede que salga más barato pedirlo en Lulu.

10) Cada ecologenista debe mantener el contacto con otros camaradas, conservando sus listas de direcciones impresas y a buen resguardo, no digitalizadas ni en sus teléfonos o computadoras.
Esto es muy importante en las presentes circunstancias, ya que los tara service tienen un control absoluto sobre la telefonía e internet. No es necesario explicar más sobre esto. Por otra parte, bastaría una tormenta solar o un apagón internáutico o satelital programado por la sinarquía para dejarnos incomunicados. Estos son riesgos reales, sobre todo cuando hay una guerra en preparación. Incluso es recomendable copiar e imprimir todos estos textos, así como los manuales de supervivencia y los libros digitales que consideremos estratégicos ante un apagón informático o eléctrico.

Este es el modelo de pin que les invito a reproducir y usar como identificación permanente. Está destinado a despertar la intención ética de servicio en nosotros y en los otros. Como siempre hay preferencias de colores, van dos modelos más.


NOTAS GENERALES SOBRE EL ECOLOGENISTA.
El ecologenista no debe estar al margen de la ley. Si los grupos ecologénicos de cada país no están de acuerdo con las leyes, harán las presiones necesarias para cambiarlas. 
Es posible que en muchos países se den condiciones para crear partidos políticos ecologénicos. Pues es cuestión de cuidar que no se caiga en los vicios, traiciones y desvíos que sigan haciendo el "caldo gordo" al sistema usurero internacional.
La Ecologenia no es tan compleja como una ciencia, sino el simple extracto de la experiencia política de miles de años que lleva esta civilización. No es algo nuevo, salvo el nombre, ya hubo ejemplos diversos, algunos muy recientes, sobre el modo de vida ecologénico. Incluso algunos países están muy cerca de convertirse en Estados Ecologénicos, aunque sean denostados como "países gamberros" por los gobiernos asesinos al servicio de la tiranía globalista.
Cada uno tiene en sus manos una porción del destino de la humanidad. No todos podrán ser ecologenistas, porque incluso existe gente de la que podemos dudar si tiene Alma, pero bastará una masa crítica muy activa para evitar las guerras y desastres programados por la sinarquía mundial. Hacemos hoy lo que nos corresponde, o la humanidad no habrá aprobado el duro examen a que nos someten las circunstancias. Como escribo en Ecologenia,"La creación de un mundo mejor se hará sobre las ruinas totales de éste, o podemos cambiar el rumbo político inteligentemente , para que el cambio no sea un trauma. Depende de la cantidad de personas que se sumen a esta Alternativa."
“Conoced la Verdad, porque sólo ella os hará libres”.